Esperas

| viernes, 13 de agosto de 2010
(Música de fondo para este post: "Waiting in Vain", por Annie Lennox)
Espérame y yo volveré
pero espérame mucho.
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen;
y cuando el calor llegue, no dejes de esperar.
Espérame cuando ya nadie espere
y el ayer se haya olvidado ya.
Espérame aún cuando de lejos
mis cartas no lleguen más.
Espérame cuando ya todos
se cansen juntos de esperar.
Espérame y yo volveré.
No quieras, bien te ruego,
a los que repitan de memoria
que ya es tiempo de olvidar
aún si la madre o el hijo ya creyesen que no existo ya.
Deja que los amigos
sentados junto al fuego
se cansen de esperar
y beban vino amargo
en honor a mi recuerdo.
Espérame y con ellos
no te apresures a beber.
Espérame y yo volveré
para que la muerte rabie.
Aquél que nunca me ha esperado
tal vez dirá de mí:
"el pobre tuvo suerte".
No comprenderán jamás
los que jamás han esperado,
cómo tú del fuego me salvaste.
De cómo he sobrevivido
lo sabremos sólo tú y yo.
Es que sencillamente me esperaste
como nunca nadie me esperó.

Konstantin Simonov

1 comentarios:

Sleeping_poetess at: 5 de septiembre de 2010, 01:18 dijo...

Es un poema hermoso. Hay esperas que valen la pena.

 

Copyright © 2010 Vida sobre Hielo Blogger Template by Dzignine